Trinidad

TrinidadTrinidad, uno de los principales destinos turísticos de Cuba, y el más importante de la provincia de Sancti Spíritus. La ciudad es una joya de la arquitectura colonial, fundada en 1514 y declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1988.

Unido a los valores históricos y culturales del territorio están los atractivos de la zona montañosa del Escambray, las playas y la belleza de sus fondos marinos, así como la hospitalidad de las personas, donde la capacidad creativa y sabiduría de sus pobladores han contribuido a preservar del pasado sus más importantes valores.

A pocos kilómetros de la ciudad, es decir, a tan solo 15 km, pueden disfrutar de playas cristalinas, además de los diferentes servicios que ofrece la Marina Marlin, como buceo, puesta de sol, safari a Cayo Blanco, pesca, entre otros.

Aproximadamente a 20 km se localiza la zona de Topes de Collantes, con el cautivante verdor de las montañas, con sus bondades naturales que propician el ecoturismo en un ambiente reparador, igualmente propicio para el turismo de salud. Se distingue la riqueza de la flora y la fauna, con un alto nivel de endemismo; atributos estos que dieron lugar a la creación del Gran Parque Natural Topes de Collantes. Grutas horadadas en sus fallas casi verticales, valles abiertos con desagües subterráneos, ríos estrechos de rápido caudal, bellas cascadas y saltos como el del Caburní, Monumento Nacional, enaltecen los atractivos de esta zona. Más de cien tipos de plantas ornamentales, garantizan que todo el año haya flores en Topes de Collantes. Variedad de helechos, plantas medicinales, orquídeas silvestres y mariposas complementan el bello entorno. Puede visitar diferentes parques naturales como El Cubano, Guanayara y Codina. Si desea degustar de un auténtico café cubano puede visitar la Casa Museo del Café.

A 10 km se sitúa el Valle de los Ingenios, declarado por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad, el cual conserva vestigios de la vida de los esclavos africanos, entre los que se destaca la Torre de Manaca-Iznaga. Esta, que ostenta la condición de Monumento Nacional, se eleva hasta más de 40 metros de altura. Desde allí se puede divisar el paisaje del valle, que es hoy un museo en el que se localizan más de 70 sitios arqueológicos, entre ruinas de fábricas, elementos de maquinaria industrial y objetos de utilidad. Casas de hacendados y almacenes, entre otros, se suman a este patrimonio.

Entre otros valores también se reconocen allí formaciones geológicas del suelo que propician la obtención de barro de color gris-amarillo de excelente calidad. Esto ha permitido que de generación en generación se transmita el arte de elaborar artesanalmente bellas piezas de vajillas, porrones, tejas criollas y francesas, así como otras variedades ornamentales de utilidad doméstica.

En el casco histórico de la ciudad, podrá observar la iglesia Parroquial Mayor y los diferentes museos que cuentan nuestra historia, cultura y tradiciones. En las plazas y plazuelas las personas pasean y disfrutan el fresco de la noche o se dirigen a los centros nocturnos locales, como la Casa de la Música, la Casa de la Trova, y las Ruinas del Teatro Brunet. En el Hotel Las Cuevas se encuentra la discoteca Carlos de Ayala, única de su tipo en el país, por ser una cueva natural que está a 14 metros bajo tierra.

https://www.youtube.com/watch?v=ZuaaId1s5qU